La Antártida, el último desafio

Situado casi en su totalidad al sur del Círculo Polar Ártico, con forma circular con un largo brazo que se prolonga hacia América del Sur y dos grandes escotaduras, los mares de Ross y Weddell y sus plataformas de hielo. La Antártida fue la parte central del antiguo continente Gondwana, el cual se separó a finales del mesozoico para formar los continentes del hemisferio sur, la Antártida derivó desde la zona tropical hasta su actual posición polar.


Es considerada como “el último desafío”, el lugar más remoto del planeta y uno de los destinos turísticos más extraños pero más fascinantes, siendo una tierra de extremos, es decir, es el continente más seco y frío de la Tierra, además de tener la altitud promedio más alta.

Sin apenas intervención humana, las tierras congeladas entregan escenarios que detienen la respiración de los pocos científicos y turistas que logran conocerla. Llegar a la Antártida es una aventura en sí misma, cruzando las fieras aguas que le separan del resto de la humanidad y que explican su existencia como un continente virgen.

El descubrimiento del continente fue gracias al explorador español Gabriel de Castilla, en 1603, quien llegó y avistó estas tierras, con el testimonio de un marinero holandés que le acompañó. Pero la divulgación de la existencia de este continente se realizó a principios del siglo XIX, por parte de los cazadores de focas y ballenas, que permanecieron el tiempo necesario para recolectar y volver antes del inicio del invierno polar.

La primera tierra descubierta fue por el foquero William Smith, mientras navegaba a Valparaíso y en 1819 avistó el extremo norte de la Isla Livingston, punta Williams, así como la isla Desolación y desembarcó en la Isla Rey Jorge, descubriendo la isla Smith. En 1900 el Reino Unido volvió a enviar una expedición a la Antártida conocida por el nombre de su navío, el Discovery, que exploró el Mar de Ross y la tierra de Eduardo VII. Años más tarde, volvieron a la Antártida con el objetivo de conquistar el Polo Sur, fin no cumplido, pero no dejaron de insistir y siguieron llegando expediciones, las cuales finalmente alcanzaron el Polo en los años 1911 y 1912.

Al margen de la conquista del Polo, otro expedicionario llamado Richard Evelyn Bird, aviador estadounidense había alcanzado los Polos Norte y Sur en su avión, realizando numerosos vuelos entre 1928 y 1955, explorando desde el aire zonas desconocidas de la Antártica. Y en el año 1934 invernó en solitario en una cabaña a 200 km de la base más cercana, con la intención de recoger mediciones y datos científicos.

Por tanto podemos decir que la historia de la Antártida, está repleta de fechas interesantes, desde los grandes logros de los primeros exploradores hasta pequeños acontecimientos naturales en los últimos años. Y destacar el Tratado Antártico, uno de los acuerdos internacionales más destacados de la historia, que desde 1959 ha logrado preservar la Antártida para la paz y ciencia, convirtiéndose en una referencia de cooperación y legislación internacional.

En la década de los 80, no llegaban a 2.000 turistas que visitaban a la Antártida. Eran pocos los que se lanzaban a la aventura de pasar varios días navegando por aguas heladas en medio de inmensos bloques de hielo. En la temporada 2012 – 2013 la Antártida recibió 34.316 pasajeros y para la temporada del 2013 – 2014 casi 40.000, por lo que podemos decir, que a lo largo de los años el turismo ha ido mejorando y aumentando, siendo el mayor récord en los años 2007 – 2008 con 45.000 turistas.

Entre las propuestas que ofrece el turismo en la Antártida, una de las favoritas es partir desde el Puerto de Ushuaia y cruzar el Pasaje de Drake hacia la Antártida, durante diez días en la que poder visitar tanto la Península como las islas Subantárticas, como las Georgias, Sandwich y Orcadas del Sur. Todos los años Hurtigruten, en fechas concretas, tiene programados diferentes itinerarios por los sitios más interesantes de este lugar increíble del planeta.

Más información: DESTINO ANTÁRTIDA
O a través de nuestro correo electrónico: hurtigruten@crucemar.com - Teléfono: 913 095 131

HURTIGRUTEN
CRUCEMAR
CRUCEROS FLUVIALES
TURISMOENTREN